G.A.S.

Una parte notable de los diseños de soluciones de seguridad electrónica están basadas en la gestión de eventos controlados local o remotamente a través de una central receptora de alarmas (C.R.A.).

Estos eventos proceden de sistemas tecnológicos en numerosas ocasiones incompatibles entre sí dentro de una misma red y que, además, se encuentran con frecuencia infrautilizados.

La propuesta de seguridad suele ser, por otra parte, de mínimos y se encuentra habitualmente aislada de otras áreas de negocio de la organización.

¿Por qué necesito una PSIM?

La tendencia en la propuesta tecnológica de la totalidad de los fabricantes punteros del mercado de la seguridad electrónica (Milestone, Risco, Genetec, IndigoVision, Geutebruck, etc) es la de desarrollar su propia PSIM.

La PSIM (Physical Security Information Management – Gestón de la Información de Seguridad Física) permite que las múltiples propuestas tecnológicas existentes en cada instalación formen un TODO para que el gestor se adueñe de la misma de forma rápida e intuitiva a través de su interfaz gráfico.

Extendiendo la relación con el cliente en el tiempo

Gracias a la PSIM la seguridad aporta un valor operacional mayor a un coste más bajo:

  • Podemos automatizar tareas que vinculen todas las tecnologías.
  • Los eventos y alarmas desencadenan acciones automáticas sobre todo el sistema.
  • Reduce drásticamente la carga de trabajo operativa del vigilante centrando sus acciones  en la toma de decisiones.

Posibilidad de centralizar múltiples instalaciones de una misma corporación para crear un TODO:

  • Fuerte reducción de costes.
  • Pasamos de una gestión remota de eventos a una explotación integral de múltiples instalaciones.

La PSIM permite una mejor planificación de un plan director de seguridad dentro de la empresa:

  • Este Plan Director alinea los objetivos de la organización.
  • Una colaboración más estrecha con el cliente favorece el desarrollo de relaciones en el tiempo.

De la integración al análisis de negocio

Dentro del diseño del protocolo de análisis de riesgos de una instalación debemos considerar una permanente retroalimentación de los procesos en la búsqueda de la mejora continua.

Para llevar a cabo de forma eficaz esta mejora continua necesitamos auditar nuestra instalación de forma rápida y efectiva.

Es por ello, que la integración de sistemas a través de la PSIM representa el punto de partida para alcanzar una meta mucho más interesante en nuestra instalación: Minimizar los riesgos con la información obtenida del plan de mitigación a través de nuestra PSIM.

Así podremos de forma visual:

  • Analizar la carga de trabajo en el horario punta para decidir si son necesarios más o menos operadores.
  • Verificar si algún sitio está consumiendo muchos recursos de la central (muchos tratamientos de alarma).
  • Evaluar si el tiempo de primera respuesta está siendo cumplido por los operadores.
  • Evaluar el tiempo de primera respuesta de cada operador para detectar problemas de rendimiento.
  • Cuantificar falsas alarmas y verificar el origen de las alarmas para reducirlas (por ejemplo, el equipamiento que genere muchas falsas alarmas se deberá sustituir).

Podremos por tanto minimizar los riesgos en el tiempo al gozar de herramientas que nos permiten analizar el negocio.

Descubre con SGSE la Gestión Avanzada de Seguridad (G.A.S.)